La Caravana del Verso

Próximas presentaciones


Recital Cañadas poéticas
8 de mayo 2015
21:00 hrs.
Hotel Palacio Flórez Estrada (Salón de la Torre)
Entrada libre hasta completar el aforo

Presentación del disco Contigo Soñar
21 de mayo de 2015
17:00 hrs.
Librería Cervantes, Foro Abierto. Oviedo
Entrada libre

Recital El canto de la alondra

LEÓN
22 de mayo 2015
20:00 hrs.
Salón Cultural y de Exposiciones de Caja España
Veguellina de Órbigo

23 de mayo 2015
20:00 hrs.
Fundación Ángela Merayo
Santibáñez de Porma





Foto: El Comercio


"A orillas de Machado"

Iglesia vieja de Sabugo - Avilés

Viernes, 25-IV-2014 a las 20.15 h.

El recital, programado dentro de una serie de actos que el Aula de Cultura de el periódico La Voz de Avilés, con la colaboración de la Consejería de Cultura del Gobierno del Principado de Asturias, la concejalía de Festejos del ayuntamiento avilesino, y el patrocinio de la firma, Cafés Toscaf, está ofreciendo, en homenaje a D. Antonio Machado, al cumplirse el 75 Aniversario de su fallecimiento en Colliure (Francia), constituyó un nuevo éxito, tanto para los organizadores, como para La Caravana del Verso que, una vez más, ante su público preferido, refrendó su indudable categoría artística. La iglesia presentaba un gran aspecto a las 20.15 horas, hora de inicio del recital, estando prácticamente cubierto su aforo, pese al mal tiempo reinante en el exterior.
Joaquín de la Buelga, Rodrigo Alperi, Nieves de la Riva y Cristina Rudolph, fueron el elenco que La Caravana presentó para la ocasión y, a través de voz, se fueron desgranando, los versos del sevillano. Un recorrido, a lo largo de su vida, que, con acertadas pinceladas, se nos fue desgranando, correspondiendo el público con prolongados aplausos premiando la labor de los recitadores y cantantes del grupo, pudiendo escucharse, en algún momento, vibrantes "bravos" que, contribuyeron a caldear, si cabe, aún más, el mágico ambiente que se estaba viviendo en aquél magnífico y antiguo recinto del popular barrio de Sabugo avilesino. Una hora y cuarto de hermosísimas palabras que, al decir de los presentes, pasó en un suspiro, tal y como manifestaron muchos de los presentes que, a su término, hubieran deseado continuar y continuar. Creo que no hay mejor prueba de lo acertado y medido que estaba el programa.