La Caravana del Verso

Próximas presentaciones


Recital Cañadas poéticas
8 de mayo 2015
21:00 hrs.
Hotel Palacio Flórez Estrada (Salón de la Torre)
Entrada libre hasta completar el aforo

Presentación del disco Contigo Soñar
21 de mayo de 2015
17:00 hrs.
Librería Cervantes, Foro Abierto. Oviedo
Entrada libre

Recital El canto de la alondra

LEÓN
22 de mayo 2015
20:00 hrs.
Salón Cultural y de Exposiciones de Caja España
Veguellina de Órbigo

23 de mayo 2015
20:00 hrs.
Fundación Ángela Merayo
Santibáñez de Porma




Felipe Prieto
el retorno de un gran poeta marginado


Quien tiene ilusiones y proyectos en su cabeza nunca envejece. O el tiempo pasa de otra manera por su creativa mente. Felipe Prieto es uno de ellos. Este asturiano al que nacieron en Zamora (8-10-1941) como le ocurrió a Leopoldo Alas, «Clarín», ha vivido, con excepcional intensidad, todo lo asturiano desde los 3 años.
Quizás haya sido un tanto premonitorio que su primera obra de artesanía fuesen unos mocasines de cuero idénticos a los que aparecían en las películas del Oeste. Primero vivió de su trabajo como maestro librepensador en Cangas de Onís, Parres y Nava. Durante los veranos aprovechaba su labor como lector de español en Escocia para perfeccionar el inglés.
Un día se encontró por las calles de Glasgow al omnipresente Ramón Fernández-Rañada y fundaron la Spanish Assistant Teachers Association of Scotland. Inquieto como el que más, además de dirigir los grupos de teatro español de las universidades de Glasgow, Strathclyde y Saint Andrews, no perdía el tiempo por las noches y recibió clases de diseño y artesanía en la Art School of Glasgow.

 Aunque fue uno de los fundadores de la Academia de la Llingua Asturiana, Felipe Prieto siempre mantuvo su independencia y no «combayó» con nadie, para seguir siendo fiel a si mismo.

Con todo ese bagaje retornó a Asturias y un buen ilustrado como él encontró su lugar en la calle de Jovellanos para montar un innovador taller de artesanía de cuero, "Escanda", que aun regenta, con la ayuda de su hijo, Bruno. En 1971 le concedieron el Premio Nacional de Diseño en el Concurso sobre el Arca, la Caja y el Estuche. Sus trabajos y diseños se encuentran repartidos por todo el mundo, y diferentes jefes de estado, lucen o disponen de portafolios o attachés, obsequio del Principado de Asturias, con motivo de visitas institucionales a nuestra región.
A pesar de sus ideas progresistas en aquella España oscurantista, no lo debía hacer ya nada mal.

En 1980, Xosé Lluis García Arias tuvo la feliz iniciativa de que el Seminario de Lengua Asturiana le publicase un breve libro de poemas en bable con el título de «Esbilla», con el que se convirtió en la principal referencia para los poetas asturianos. Aunque fue uno de los fundadores de la Academia de la Llingua Asturiana, Felipe Prieto siempre mantuvo su independencia y no «combayó» con nadie, para seguir siendo fiel a si mismo. Así le fue. Y como a tantos y tantos que estuvieron en las primeras líneas de la política progresista cuando había que estarlo y no para hacer de ello un oficio de supervivencia durante tres décadas, dio el paso atrás y aquello le llevó a un cierto estado de olvido y marginación.

Pero no ha perdido las ilusiones y, tras superar la muerte de su amada esposa hace unos meses, Felipe Prieto ha vuelto, con más ánimos que nunca, para darnos a conocer una antología de sus poemas -tanto en bable como en castellano- de muy variada temática.
Su reencuentro con todos aquellos que quieren escucharle se produce en los inicios del año 2010, cuando Joaquín de la Buelga, director de La Caravana del Verso, le propone su incorporación a dicha compañía, donde, desde aquél entonces, ejerce su labor como poeta y declamador.
Si tuviéramos que resumir su labor literaria, podríamos hacerlo diciendo que se trata de un gran poeta con una impresionante fuerza expresiva, no exenta de ironía y sarcasmo, porque, tal vez, solamente así se puede sobrevivir en medio de tanta mediocridad imperante. (LCV)
Read More …


Laína Cores Uría
Relaciones públicas, guitarrista y cantante

«Los gitanos son superiores en ritmo, acogida, lealtad y sentido de la familia»

Por: J. Neira

Laína Cores Uría tiene tanta inteligencia y personalidad como afición a la música y generosidad, así que, ya con nietos, decidió animar a «Son Flamenco», un grupo de músicos gitanos, y cantar con ellos -«tengo más edad que sus abuelas»-, que además ensayan en su casa, contigua al palacio de Meres, donde nació y del que es copropietaria. Una labor social, una labor artística, una ayuda a personas que necesitan apoyo y que a su vez la ayudan a aprender y ejercer los misterios de las bulerías y de la amistad.

-Ovetense de ida y vuelta.

-Viví en Oviedo hasta los 37 años con un pequeño paréntesis, cuando mi padre fue destinado a Madrid. Me gusta muchísimo Madrid, la luz, la libertad, el anonimato. Viví allí después con mi madre, que tenía una casa espléndida, una casa muy abierta, la casa de todo el mundo. Estuve fuera casi 20 años. Y cuando mi hija, la pequeña, acabó la carrera quiso venir a vivir y a trabajar a Meres. Está esperando ahora su tercer hijo.

-Dos Oviedo, ¿muchas diferencias?

-Primero viví el Oviedo tradicional en una familia muy tradicional. Tenía mucha afición a cantar pero en realidad no se podía. Si llega a ser ahora me dedico a cantar sin problemas. Mi entorno era de gente muy aficionada a la música, muy de ópera, pero cantar era casi de variedades. Si le hubiese dicho a mi padre que quería ser cantante no me hubiese dejado, tenía que estudiar piano y francés. Era dócil pero también tengo una vena hippy y soy madre de familia numerosa y...
-Integrada y hippy, ¿no hay contradicción?

-Siempre me acaba apareciendo la vena hippy.

-A eso se llama personalidad. ¿Y el Oviedo actual?

-Yo antes iba por la calle saludando a todo el mundo. Algo ha cambiado. Además mis amigos ahora son gitanos y guitarristas.

-Pues nació en el mejor palacio de Asturias, propiedad de sus padres.

-Bueno, una parte le correspondía a mi madre. Mi padre compró la parte de los Uría. Tuvieron 12 hijos. Supuso un gran esfuerzo. Tenemos allí el panteón familiar, allí están enterrados mi madre, mi hijo, mis hermanos, mis sobrinos. Eso es muy fuerte. Al morir mi madre nos planteamos qué hacer con el palacio, costaba mucho mantenerlo. Decidimos dedicarlo a bodas y a eventos. Algo digno. Se hacen eventos pero sigue siendo nuestra casa.

A finales del 2010, se incorpora a la compañía, La Caravana del Verso, en pleno proceso de potenciación de su espectáculo poético, asumiendo la parcela o la responsabilidad de la canción, de las partes cantadas de los recitales, con gran éxito, actuando, en muchas ocasiones, con el cantautor, Rafa Lorenzo.

-Estaba hablando de su regreso.

-Vivía en Madrid, se casó mi hija pequeña, me había separado y regresé a Asturias. Tuve cinco hijos, uno falleció hace ahora 21 años en un accidente de moto. Es lo peor que me pasó en la vida con gran diferencia. De eso no se recupera uno nunca. Bueno, regresé a Meres. Empezaba entonces la actividad en el palacio. Entró mi hija a trabajar como gerente. Yo disponía de mucho tiempo libre. No tenía aún a mis nietos. Vivo en un chalet grande, muy cercano al palacio. Está en un terreno que me dio mi madre que era de tío Juan, el prau Casares.
-Y reapareció la música.

Con Felipe Prieto y Joaquín de la Buelga
-En su día había estudiado guitarra hasta tercero. Me daba clases Ricardo Zufiaurre. A mi vuelta me presentaron a Manuel León, el hijo de la cantante Rosa Lobo. Y a su vez me llevó a ver a unos gitanos que eran muy buenos, un guitarrista, un cantante y otro a la percusión. Como no tenían donde ensayar empezaron a ir por mi casa a tocar y cantar dos o tres veces por semana.
-Generosa.

-Cuesta sacarlos adelante. Hay muy pocas ayudas. Presenté el año pasado su currículum para que actuasen en las fiestas de San Mateo y no les dieron nada pero trajeron a la Pantoja. Pepín Salazar toca cosas con nosotros. Estuvo unos años dedicado en exclusiva a su tarea de pastor evangélico y lo dejó todo. Pero ha vuelto a la música. Hace una gran labor.
-¿Dónde tocan?

-Les conseguí conciertos en bares de Oviedo como La Calleja de la Ciega.

-¿Qué hacen?

-Flamenco y fusión.

-¿Son andaluces?

-Son de Ventanielles. Y la familia de uno de ellos viene de Bilbao.

-¿Y usted?

-Canto con ellos. Ensayé tanto con ellos, los escuché tanto que a partir de su música hacemos fusión. Por ejemplo, yo canto una canción sudamericana, «Alfonsina y el mar», y ellos me acompañan por bulerías.

-¿Funciona?

-Gusta. Para mí no es fácil, vivo fuera de Oviedo, soy pensionista.

-¿Por qué lo hace?

-Por afición y también por ayudarles. Es gente buena y que vale, pero les cuesta mucho salir porque nadie los ayuda. Lo tienen complicadísimo. También es cierto que son muy difíciles. Muy testarudos. Es una raza así. Pero si te acercas y los acoges te reciben de maravilla.

-Por ejemplo.

-Me invitaron como madrina a una boda gitana, debo de ser la única paya de España que recibió ese honor. Llevo siete años animando al grupo que ensaya en mi casa y además canto con ellos. Vivo en un sitio ideal, no molestan a nadie y a mí no me molestan porque me gusta. Me están enseñando guitarra flamenca, pero no son buenos profesores, les gusta tanto lo que hacen que no tienen facilidad para enseñar.

-Juan Uría, su tío, el gran historiador, cantaba muy bien.

-Tío Juan cantaba estupendamente. Sobre todo las vaqueiras. Mi abuelo José, el pintor, también cantaba y siempre andaba con gente más joven, como yo. Soy mayor que las abuelas de esos chicos del grupo. Me llaman tía. Tengo muchos sobrinos y los reúno en casa, así que para estos del grupo también soy su tía.
-Las veladas musicales de su tía Brígida Maqua fueron leyenda en Oviedo.

-Eran otra cosa, claro. Además tía Brígida tocaba muy bien el piano. En su casa escuché a Alicia de Larrocha. Lo mío es otro nivel, claro. Tío Juan tenía una afición al flamenco desmedida. Le daba clase de guitarra Cortés, un gitano catalán que a su vez me enseñó los primeros pasos en guitarra. De ahí me viene la afición al flamenco, que ahora he reforzado porque los gitanos tienen un sentido musical maravilloso.
-¿Por qué no se integran?

-Porque son muy distintos. Desde luego, los marginan. Salí una noche a cantar con Pepe, un chico del grupo, a un bar de la calle Sacramento y si hubiese ido solo no lo dejan pasar. Conmigo sí, tú entras conmigo en todas partes, le dije. Y así fue y empezó a tocar y se hizo un enorme silencio. Él tocaba y yo cantaba. Ellos tienen también rechazo a los payos, mezclado con un orgullo de raza porque se sienten superiores y en algunas cosas lo son.
-¿En qué son superiores?

-En el ritmo, que llaman compás.

-¿En qué más?

-En acogida, lealtad y sentido de la familia.

Laína en un ensayo de La Caravana del Verso
Foto: Joaquín de la Buelga

«Mi tío Juan Uría cantaba muy bien y mi abuelo José, el pintor, lo mismo y siempre andaba con jóvenes, como yo»

«Los gitanos no se integran porque son muy distintos, y, desde luego, los marginan»

«Tía Brígida tocaba muy bien el piano, en su casa escuché a la pianista Alicia de Larrocha»
Read More …

A los cinco años empiezo a cursar mis estudios de danza clásica y española en la Academia Karel de Gijón.

A los once años entro en la Academia de baile de Begoña García de Gijón, y a los poco tiempo formo parte del grupo más avanzado que representa a la academia, y junto con Begoña García formamos un ballet que representó sus coreografías por numerosos teatros de Asturias, en días como el día de la Danza en el Campoamor, en el Jovellanos, en la Universidad Loboral, etc.

En 1990 nos contratan para actuar en Francia, en el teatro de Luzon, del departamento de turismo y festejos. Y nuestro grupo se completa con Estrella García y Alejandra Tassis, ambas bailarinas con sus respectivas compañías y academias en Gijón.

En 1992 realizo un curso avanzado de flamenco con Victor Ullate, y me voy decantando por el flamenco.

En 1995 tras el cierre de la academia de Begoña Garcia, entro en la academia de danza de Marisa Fanjul, en la clase de nivel avanzado de flamenco. Con la cual acudiremos a numerosos festivales de danza en Oviedo y Gijón y multitud de actuaciones por toda Asturias.

En el 2000 dejo las academias y formo parte de un grupo de baile llamado Flamenco Vivo, que empezó su andadura con un guitarrista llamado Antonio Gonzalez, "Toni", y su mujer Nene al cajón. Y recorremos teatros de Asturias, Televisión Local Gijón, Bravo Asturianísmo, celebraciones privadas. Con coreografías de nuestra directora Carmen Alvarez, y con coreografías propias.

En 2002 trabajo como monitora de aerobic y step en el Centro Asturiano de Gijón.

En 2004 realizo un curso de Jazz-funky impartido por Ana Lopez Infante, y Noemí Perez Espino (de la serie televisiva de baile Un Paso Adelante).

En 2006 empiezo a dar clases de baile moderno y de sevillanas a niñas en un club social, y a adultas de sevillanas.

En 2008 lanzo al grupo para representar nuestro propio espectáculo en un teatro, la primera Gala de Flamenco Vivo, en la que además me implico como organizadora. La Gala que fue un éxito contó con participaciones de distintos tipos de baile de Asturias. Y participaron Emilio de Benito como guitarrista, que salió en la película de Vicky Cristina Barcelona, de Woody Allen. Y Juan Gabarre como cantaor.

Este mismo año somos invitadas a una Gala en Madrid de nivel nacional e internacional de danza del vientre, ya que una de las integrantes del grupo es profesora de este estilo, y montamos una coreografía mezcla de flamenco oriental que gustó mucho y fue televisada en la televisión Local de Madrid.

También empiezo a dar clases de flamenco en una academia de baile de Gijón.

En 2009 participo como única bailarina, a través de Marisa Fanjul, coreografa que con el director Javier Villanueva, con reconocidos premios, que creó un espectáculo de teatro con escenas de danza en memoria de Lorca y de Aurelio Gonzalez Ovies, "Vengo del Norte" que se estrenó en el Filarmónica de Oviedo, recorriendo distintas localidades después. Con las actrices Yasmina Alvarez, Pía Alvaro y Carmen Turiel, junto con el rapsoda Miguel Angel Caballero.

Este mismo año volvemos a hacer otra Gala, esta vez titulada Con Alma, y también contamos con la colaboración de otros bailarines, a la vez de con la colaboración del grupo de teatro con el que yo estaba participando, y Yasmina Alvarez leyó una poesía propia, que siguió de un baile de coreografía propia.

También empiezo a dar clases de flamenco y sevillanas en un gimnasio de Gijón, Clauss, donde aún en la actualidad sigo impartiéndolas. Además también doy clases de Pilates, Power-dumble y tonificación, actividades más deportivas en este y otro gimnasio, y en un centro de fisioterapia de Gijón. Y también clases de sevillanas en Candás.

En 2009 me uno a la compañía, en la que actualmente participo, La Caravana del verso, con Joaquín de la Buelga, como poeta recitador y director, y Carlos Rodriguez, al que, más tarde, siguió el poeta y recitador, Felipe Prieto, que, cuentan con Juan Taboada como director musical de fama reconocida. Espectáculo de poesia y danza, a los que, más tarde, se incorporó canción, de la mano de Laína Cores y Rafa Lorenzo, que, viene, desde su fundación allá a finales del 2008, teniendo una evolución muy positiva.

En 2009 se organiza en Gijón la primera Feria de Abril por El Comercio, y el grupo de baile participa como grupo colaborador con actuaciones y desfiles de ropa de sevillanas y Flamenco. Volviendo a ser llamadas en 2010 de nuevo, y bailando de nuevo con Emilio de Benito y su grupo.

En junio de 2010 nos llama Pepín Salazar, reconocido guitarrista nacional, para formar su cuerpo de baile en una actuación en Avilés, junto con el Cantaor Juan Gabarre y Arturo Romero, y el guitarrista Pepe Manzano Cortés, y acudimos únicamente tres bailarinas: Carmen Alvarez Felgueroso, Eva Meana y yo.

Sandra Risueño Corte
Read More …


Rafa Lorenzo
A modo de biografía

El cantautor asturiano, Rafa Lorenzo, nació en la villa de Tineo (Asturias), hijo de un minero de la antracita y de una luarquesa de ascendencia vaqueira. Músico desde la cuna, inicia su andadura profesional a los 15 años, , tocando en orquestinas de romería y verbena, en grupos de folk o acompañando a algún acordeonista, hasta llegar a fundar en 1974, junto a otros 3 jóvenes de su localidad, el grupo JEKES, renombrado en media España. Mientras es estudiante de bachillerato en el instituto de Tineo.

Escribe las primeras canciones en ese tiempo de formación académica y musical, emprendiendo su carrera como cantautor en 1975 cuado participa en un importante festival gijonés, “Nuevas Voces y nuevas canciones de Asturias”, donde obtiene el segundo premio, Dragón de Plata, entre más de sesenta participantes, lo que le abre la puerta al publico asturiano y los medios de comunicación regional y nacional. A raíz de este concurso, toma contacto con otros cantautores que integran el naciente “Nuevu Canciu Astur”, vanguardista, renovador de la música asturiana, defensor de la dignidad del asturiano como idioma de esta tierra y plataforma de lucha por los valores democráticos en los inicios de la transición política, sufriendo con ello los rigores de aquella administración político-social que se resiste a admitir y permitir el cambio inevitable que tanto defienden éstos jóvenes innovadores que han creado escuela generacional; cualquier excusa gubernativa servía para censurar y prohibir sus letras, sus canciones y sus conciertos que se prodigan por todo el territorio del Principado. Va para Madrid donde Víctor Manuel trata de echarle una mano en la grabación del que podría haber sido su primer LP, no pasa de esas buenas intenciones, la mili y una promoción costosa y necesaria impiden que la discográfica se arriesgue a ese lanzamiento nacional.



Rafa Lorenzo adquirió los primeros conocimientos de solfeo y canto en su pueblo natal, de la mano de la profesora doña Josefina Soto-Jove; un poco de guitarra en el Conservatorio de Cádiz, alumno del profesor Manuel Quimera Castro, aprovechando la obligada “mili” en la incomparable “tacita de plata”.
En los años ochenta, de regreso a su tierra, recorre con su voz y su guitarra, los locales, pubs y salas, de Asturias, León, Galicia, Madrid… Abundan las actuaciones en solitario, pero no florecen expectativas de mayor lanzamiento.

El ambiente del sector se enrarece al final de esa década, emerge cierto intrusismo pseudo-artístico; el de Tineo descontento y cansado de remar contracorriente, se ocupa más de escribir prosa y ser cronista de prensa, que en componer más canciones.
Abandona la música al concluir los ochenta para ocuparse a su otra profesión periodística. Colabora como corresponsal en los diarios regionales y nace su vocación radiofónica, funda una emisora local en Tineo, “Antena Occidente”, (1984-86) luego como profesional del medio, trabaja en la cadena nacional Onda Cero Radio, desde la emisora comarcal de Cangas del Nancea que inaugura y regenta durante seis años, (1991-96). Fue fundador y director del periódico “El Occidente de Asturias”, (1996-97) apreciado y querido por los lectores del ala occidental durante los dos intensos años que pervivió.

La propuesta y las intenciones formales de grabar un disco, le devuelven al panorama musical. Sale al mercado su primer Cd., “La Otra Asturias” (FonoAstur, 1997), en el que reúne sus mejores composiciones de antes. Dos años después, con la misma discográfica, edita “A Camín” donde pone música a 12 poemas del gran gijonés, Alfonso Camín, todo un clásico de culto al poeta. “Sou vaqueiru” (Grabaciones Pola, 2003), el tercero, va dedicado a los vaqueiros de alzada. De igual destino será el siguiente, “Pabirún, pabirún” (Trabe Musicae, 2005).
El quinto disco, lo titula “Primos hermanos” (Editora Discográfica del Principado, 2007) es un trabajo en el que junto a seis cancines propias, pone música a los seis poemas galegos de Federico García Lorca, todo un logro, bien estimado, no solo en el norte, sino en todo el emporio lorquista de dentro y fuera del país.

Entre medias, ha colaborado en una decena de discos colectivos, colaborando con otros interpretes, en colecciones periódicas, o recopilaciones antológica sobre la historia de la música asturiana, destacan las aparecidas en los diarios, La Voz de Asturias, 2009, o La Nueva España, 2010.
En sus propias grabaciones han participado cantantes de renombre asturiano: Mari Luz Cristóbal, Tina Cuadriello, Xosé “Ambás”, Carlos Rubiera, Jerónimo Granda, Rody Herrera, José Mª “Peltó”… siempre asistido por el arreglista, Javi Rubio, con quien ha trabajado la casi totalidad de su repertorio, cerca de un centenar de canciones editadas.

Autor de una docena de libros, fue ganador en 2002 del II Premio de Ensayo Conde Campomanes. “La primera guerra carlista en las Asturias de Tineo”. Destaca una recopilación antológica de coplas vaqueiras, (Trabe, 2004), recogidas a lo largo de todos estos años de trabajo e investigación.

Rafa Lorenzo es sobre todo hombre de escenario, en sus conciertos en directo, desgrana lo más selecto de su repertorio discográfico o inédito, en recitales, monográficos cantando a los poetas, Camín, Lorca, Miguel Hernández; intimistas y sentidos, a veces reivindicativo; compartiendo, tantas veces, escena con La Caravana del Verso que dirige el actor-comunicador, Joaquín de la Buelga.. Y desde siempre entonando cantares a sus ancestros los vaqueiros de alzada.
Precisamente a ellos y a la juglaresa de las brañas, Rogelia Gayo “la vaqueira” (1864 -1959), ha dedicado su último disco “Voy pa la braña” (Editora Discográfica del Principado, 2010) en el que nuevamente recupera los sones tradicionales de la braña “anterga” fusionando sones y rejuveneciendo su estilo.

A finales de 2010 ha sido galardonado en Gijón con el “Pegoyu Asturianu” que concede el programa cultural “Luces de la ciudad” dirigido por Gonzalo Mieres, promovido y patrocinado por El diario El Comercio, Canal 10 de Tv. y el ayuntamiento de Gijón. (27-11-2010) A finales de febrero de 2011, la emisora mierense Radio Ujo le ha diplomado con el título de cantante vaqueiro destacado por su defensa de los derechos de la mujer maltratada, por su canción “vaqueiradas del maltratu” (del Cd. “Primos Hermanos”) sintonía de uno de sus programas de mayor audiencia.

Trae y lleva este año 2011 su gira “soy lo que soy” acompañado de seis músicos o en solitario, para el que ha escrito estos versos que son muestra y ventura de su último quehacer literario y musical, prólogo de sus cantares de siempre.

Recitado: "Las cerezas"

Disfrutar de la poesía, es como comer cerezas,
te fijas en la que asoma primero,
por tamaño y por granate,
pero al tomarla del cesto,
lo más probable
es que salga al menos media docena.
He saboreado las últimas como jamás las comiera,
emparejadas, unidas,
tal que idénticas siamesas;
como siempre, deliciosas,
exquisitas,
me he tragado hasta “las goñas”,
-(los huesos, pa que se entienda)-
Mientras,
leía entusiasta versos de Hernández y Lorca,
los dos, cogidos del brazo, muertos por la poesía,
eternamente colgaron del arco iris celeste,
un par de cerezas rojas,
así cada vez que llueve
con cadencia tormentosa,
relucen multicolor circunvalando la tierra,
de las entrañas a dentro,
de las estrellas a fuera,
fatuas sombras de la luna,
la memoria prisionera,
arte y cultura impotentes
que nosotros desde el suelo
queremos testimoniar
izándolas por bandera.

Recitado: vaqueirada

- Que miserias nos aprietan que nada nos trae de nuevo;
esta sociedad “madura”
enaltece al que abunda en la abundancia,
castigando a los humildes por su condición más baja.
Por eso cuando el cantor se revuelve en sus entrañas,
resucita cada verso rasgueando una guitarra,
para elevar a las nubes, no oraciones, ni plegarias,
las verdades como puños que tantas veces costara
la penumbra y el destierro por no comulgar con nada.
De la mina y de la mar, del valle y de la montaña
abunda Asturias en leña para no ahogar esa llama;
si a tal razón le ponemos algo de tambor y gaita,
conseguiremos unidos llevarnos el gato al agua.
Y así mejorar los tiempos, o al menos dejar constancia
que las cosas de otro modo, hay que hacerlas sin más falta
y no paguen los de siempre y cuatro se lo repartan
como antaño y como hogaño, pero nunca en el mañana.

Recitado: vaqueirada

- El vaqueiro de hoy quién es? Si ya no existe la alzada,
ni en la cabaña de piedra calienta el catre la vaca,
ni hay camino del arriero, ni senda de trashumancia,
ni tan solo los vaqueiros con las vaqueiras se casan.

Si al verano solariego en las praderías mansas,
la xata roxa y frixona, la oveya bermeya y xalda,
todas en mismo rebaño apaciblemente pastan,
sin tasa ni distinción, ni meses, ni temporadas.

Ser vaqueiro hoy es ser hijo y nieto de la braña,
llevar alto el apellido que no tiene fecha santa,
la costumbre de cantar y bailar hasta que el alba
ponga fin a la armonía de auténtica vaqueirada.

Tener conciencia futura, sin olvidar la pasada,
vivir de cerca el presente con lo que venga y que traiga
el aire al dar la vuelta donde no queda montaña,
Y alzar el orgullo al viento de ser la Asturias más alta.

Rafa Lorenzo


Escuchar a Rafa Lorenzo:


Read More …


Cuando llueve y reviso mis papeles, y acabo
tirando todo al fuego: poemas incompletos,
pagarés no pagados, cartas de amigos muertos,
fotografías, besos guardados en un libro,
renuncio al peso muerto de mi terco pasado,
soy fúlgido, engrandezco justo en cuanto me niego,
y así atizo las llamas, y salto la fogata,
y apenas si comprendo lo que al hacerlo siento,
¿no es la felicidad lo que me exalta?

Cuando salgo a la calle silbando alegremente
—el pitillo en los labios, el alma disponible—
y les hablo a los niños o me voy con las nubes,
mayo apunta y la brisa lo va todo ensanchando,
las muchachas estrenan sus escotes, sus brazos
desnudos y morenos, sus ojos asombrados,
y ríen ni ellas saben por qué sobreabundando,
salpican la alegría que así tiembla reciente,
¿no es la felicidad lo que se siente?

Cuando llega un amigo, la casa está vacía,
pero mi amada saca jamón, anchoas, queso,
aceitunas, percebes, dos botellas de blanco,
y yo asisto al milagro —sé que todo es fiado—,
y no quiero pensar si podremos pagarlo;
y cuando sin medida bebemos y charlamos,
y el amigo es dichoso, cree que somos dichosos,
y lo somos quizá burlando así la muerte,
¿no es la felicidad lo que trasciende?

Cuando me he despertado, permanezco tendido
con el balcón abierto. Y amanece: las aves
trinan su algarabía pagana lindamente:
y debo levantarme pero no me levanto;
y veo, boca arriba, reflejada en el techo
la ondulación del mar y el iris de su nácar,
y sigo allí tendido, y nada importa nada,
¿no aniquilo así el tiempo? ¿No me salvo del miedo?
¿No es la felicidad lo que amanece?

Cuando voy al mercado, miro los abridores
y, apretando los dientes, las redondas cerezas,
los higos rezumantes, las ciruelas caídas
del árbol de la vida, con pecado sin duda
pues que tanto me tientan. Y pregunto su precio,
regateo, consigo por fin una rebaja,
mas terminado el juego, pago el doble y es poco,
y abre la vendedora sus ojos asombrados,
¿no es la felicidad lo que allí brota?

Cuando puedo decir: el día ha terminado.
Y con el día digo su trajín, su comercio,
la busca del dinero, la lucha de los muertos.
Y cuando así cansado, manchado, llego a casa,
me siento en la penumbra y enchufo el tocadiscos,
y acuden Kachaturian, o Mozart, o Vivaldi,
y la música reina, vuelvo a sentirme limpio,
sencillamente limpio y pese a todo, indemne,
¿no es la felicidad lo que me envuelve?

Cuando tras dar mil vueltas a mis preocupaciones,
me acuerdo de un amigo, voy a verle, me dice:
«Estaba justamente pensando en ir a verte».
Y hablamos largamente, no de mis sinsabores,
pues él, aunque quisiera, no podría ayudarme,
sino de cómo van las cosas en Jordania,
de un libro de Neruda, de su sastre, del viento,
y al marcharme me siento consolado y tranquilo,
¿no es la felicidad lo que me vence?

Abrir nuestras ventanas; sentir el aire nuevo;
pasar por un camino que huele a madreselvas;
beber con un amigo; charlar o bien callarse;
sentir que el sentimiento de los otros es nuestro;
mirarme en unos ojos que nos miran sin mancha,
¿no es esto ser feliz pese a la muerte?
Vencido y traicionado, ver casi con cinismo
que no pueden quitarme nada más y que aún vivo,
¿no es la felicidad que no se vende?

Read More …





Nuestra "caravana", cual émula de Federico García Lorca y su teatro de "La Barraca", dentro de un rato se pondrá en marcha camino de la Villa de Tineo, donde, a las 20.00 h., ofrecerá su recital músico-poético en el precioso patio de columnas del Hotel Spa Palacio de Merás, soberbio edificio del Siglo XV, recientemente rehabilitado.

Confiemos en que el desplazamiento se produzca con normalidad, y no nos pase como al camión de "La Barraca", en el verano de 1933, al que se le fundieron cuatro bielas bajando el puerto de Pajares. Ello, obligó a sus componentes a bajar parte del camino andando, aunque, con buen espíritu, pues, mientras lo hacían, inventaban y cantaban coplas que revestían con músicas zarzueleras, como la siguiente.


"Al coche de La Barraca
nunca le falta una pena,
ya se le rompe un cristal,
ya se le funde una biela"

Joaquín De la Buelga

Read More …